CUIDADO DE PRENDAS

NUESTROS PRODUCTOS MERECEN UN CUIDADO ESPECIAL, POR SER PRENDAS DELICADAS, ARTESANALES Y EN SU MAYORÍA DE FIBRAS NATURALES.

Tipos de tejidos

 

Naturales

Lana

Hay que lavarla con agua fría, de lo contrario puede encogerse. No debe extenderse verticalmente porque pierde la forma. Lo adecuado es ponerla encima de una toalla para que absorba poco a poco la humedad.

Algodón

Se encoge si se lava con agua caliente, así que siempre hay que lavar las prendas de este material con agua fría. La primera vez que se laven, sobre todo si son de color o estampadas, deben separarse de otras prendas porque destiñen un poco. Se pueden planchar a temperatura media y ponerlas en un colgador.

Lino

Siempre se tiene que lavar a mano.

Seda

No admite temperaturas altas ni centrifugado, por lo que no deben lavarse estas prendas en lavadora. Además debe secarse a la sombra para evitar que se manche la ropa. Para plancharla, primero se debe poner al revés y luego poner la temperatura de la plancha baja y no utilizar vapor.

Cuero

El polvo es uno de los grandes enemigos del cuero ya que puede hacerle fisuras. Para limpiarlo se debe usar una esponja bien seca. Nuca se debe poner perfume sobre una prenda de cuero, ni sobre su forro, pues la mancha no se quitará y la piel se irá agrietando.

 

Artificiales

Viscosa, acetato, rayón

No se debe centrifugar para evitar que se deformen.

Sintéticos

Lycra elastane, poliéster, nylon

Altamente sensibles al calor, estas prendas se lavan en agua tibia y se planchan a baja temperatura sin vapor. 

 

Consejos generales

  • Tanto el centrifugado como la exposición de la ropa al sol para secarla tienden a comprimir los tejidos. Lo que genera que la ropa se encoja.
  • Si la prenda tiene entretela o forro, no se pueden mojar, es mejor limpiarlas en seco para evitar que se deforme.
  • Es más efectivo distribuir y diluir bien el jabón para evitar manchas en la ropa.
  • Utilizar jabones neutros para lavar prendas delicadas es la mejor manera de conservarlas por más tiempo.
  • El cloro es un excelente desinfectante, pero en la ropa desgasta las fibras de las prendas, estropeándolas. Antes de aplicar cloro, hay que fijarse bien en los símbolos de la etiqueta y tener claro que si se usa continuamente la ropa se vuelve amarilla.
  • Es calve separar la ropa antes de cada lavado según los colores.
  • Es mejor lavar las prendas por el revés, los colores estarán mejor protegidos y no se desgastarán tan rápidamente.
  • Si se lava a mano, lo indicado es utilizar un detergente líquido en poca cantidad y disolverlo antes de introducir la prenda.
  • Las prendas delicadas hay que ponerlas en una ‘bolsa de lavado’ o en una funda de almohada. Así resistirán los movimientos de la lavadora sin averiar las fibras.
  • Un conjunto (dos o más prendas que hacen parte de un mismo atuendo) debe lavarse junto para limitar la diferencia de color que puedan tener al enfrentarse al desgaste del lavado.